Nódulo materialistaSeparata de la revista El Catoblepas • ISSN 1579-3974
publicada por Nódulo Materialista • nodulo.org


 

El Catoblepas, número 44, octubre 2005
  El Catoblepasnúmero 44 • octubre 2005 • página 24
Libros

Dos ediciones modélicas
de la Política de Aristóteles

Gustavo Bueno Sánchez

Ante las publicaciones perpetradas por Mestas Ediciones, Madrid 2004,
y Grupo Editorial Megabyte, Lima 2004

Colofón de Aristóteles, Política, Zaragoza 1509
Colofón de Aristóteles, Política, Zaragoza, 21 de mayo de 1509

Faltan menos de cuatro años para que en 2009 celebre Zaragoza (si mantiene alguna fuerza tras pasar las aguas del 2008), y la Hispanidad toda, el Quinto Centenario de la primera publicación en español de la Política de Aristóteles. Cinco siglos lleva publicándose en la lengua este texto milenario, y no pierde fuerza. Todo lo contrario: este año de 2005 han aparecido dos nuevas versiones en español, una en Argentina (Editorial Losada), la otra en España (Ediciones Istmo), y el Proyecto Filosofía en español ha publicado en formato digital la de Patricio de Azcárate Corral (Madrid 1873). Quienes pensamos en español disponemos ya de ¡veinte versiones de la Política en la lengua, y decenas de ediciones y reediciones!

En pleno fervor aristotélico político dos editoriales, de Madrid y de Lima, nos brindan en 2004 sendas ediciones modélicas e instructivas, ejemplos insuperables de lo que pueden llegar a ser los libros basura hijos de internet. Nectar producido por una industria que precisa satisfacer la demanda de un público consumidor estimulado incansablemente por las autoridades todas: «un libro al año no hace daño, pero es costumbre más sana...», congresos internacionales para la promoción del libro y de la lectura, «un libro ayuda a triunfar», planes para el fomento de la lectura, «libros a la calle», campañas de dinamización lectora, «días del libro», &c. ¿Quién dijo que internet iba a matar al libro? ¿Quién vaticinaba el olvido de los clásicos?

Estas dos ediciones modélicas se sirven de la traducción de Azcárate, pero no tomada directamente de su casposa primera edición decimonónica, sino de un libro mucho mejor acabado y mejorado, que viene ofreciendo la prestigiosa editorial Espasa Calpe, en su no menos famosa Colección Austral, con una introducción del conocido catedrático de Filología Griega de la Universidad Complutense de Madrid, y Premio Nacional de Traducción, don Carlos García Gual (editado en 1997, ha sido reeditado por lo menos siete veces desde entonces).

Que el lector juzgue si no se trata, en efecto, de dos ediciones modélicas:

1

Aristóteles, Política, Mestas Ediciones, Madrid 2004, 317 páginas Aristóteles, Política, Mestas Ediciones (Biblioteca de Filosofía nº 16), Madrid 2004, 317 páginas, ISBN 84-95994-56-9 (DL M-35714-2004). En la página 4 figuran los créditos de esta edición: «Direc[tor de la] colección: José C. Garrote. Título original: Πολιτικά, siglo IV. © Traducción: Patricio de Azcárate. © Diseño cubierta: Felipe Torrijos. Ilustración cubierta: Kazimir Malevich, 'Pintura suprematista', 1917-1918. © De la colección: Proyectos Ánfora, S. L., 2004. © De esta edición: Jorge A. Mestas, Ediciones Escolares S. L., Avenida de Guadalix, 103. 28120 Algete (Madrid). [...] Reservados todos los derechos. No se permite reproducir, almacenar en sistemas de recuperación de la información ni transmitir la totalidad o alguna parte de esta publicación, cualquiera que sea el medio empleado –electrónico, mecánico, fotocopia, grabación, &c.– sin el permiso previo por escrito de los titulares de los derechos de la propiedad intelectual.»

El despistado lector en cuyas manos caiga esta edición, al ver las contundentes advertencias que se hacen para preservar los derechos de propiedad intelectual y el rotundo © que se coloca ante el nombre del traductor, imaginará que se trata de una novedosa versión y Patricio de Azcárate un esforzado traductor del momento, que vería peligrar su misma subsistencia si se piratease el fruto de sus esfuerzos. Pero como don Patricio de Azcárate Corral se murió ya en 1886 sus obras pertenecen hace décadas al dominio público, y resulta impropio, si no fraudulento –presunta apropiación indebida de un bien público–, atribuir derecho de © a tan histórica como vetusta traducción.

Lo que no prescribe es el derecho moral de autores y traductores a que se reproduzcan fielmente sus obras y no se mancillen nombre y fama por culposas o dolosas desidias. Veamos tres ejemplos, entre otros, de las cosas que nos podemos encontrar en esta edición de la Política de Aristóteles, publicada por Mestas Ediciones en versión atribuida a Patricio de Azcárate:

1º. Desaparición de una frase:

En el capítulo 2 del libro I de la Política, respecto del texto que tradujo Azcárate (página 27 de su edición original, Madrid 1873) falta en la edición de Mestas Ediciones (páginas 21-22) toda una frase, que ocupa tres líneas [Bekker 1255b9-12]: «El interés de la parte es el del todo; el interés del cuerpo es el del alma; el esclavo es una parte del señor, es como una parte viva de su cuerpo, aunque separada.»

Fragmento de Aristóteles, Política, I:2, Madrid 1873, página 27
Fragmento de Aristóteles, Política, I:2, Madrid 1873, página 27

Fragmento de Aristóteles, Política, I:2, Madrid 2004, páginas 21-22
Fragmento de Aristóteles, Política, I:2, Madrid 2004, páginas 21-22

2º. Se sustituye un nombre propio por otro:

En el capítulo primero del libro II de la Política, Azcárate (página 48, Madrid 1873) vierte la cita que Aristóteles [Bekker 1262b12] hace de «Aristófanes, en su tratado sobre el amor...»; mientras que Mestas Ediciones (página 46) ofrece un Aristóteles que se autocita: «Aristóteles, en su tratado sobre el amor...»

Fragmento de Aristóteles, Política, II:1, Madrid 1873, página 48
Fragmento de Aristóteles, Política, II:1, Madrid 1873, página 48

Fragmento de Aristóteles, Política, II:1, Madrid 2004, página 46
Fragmento de Aristóteles, Política, II:1, Madrid 2004, página 46

3º. Se sustituye una palabra por otra:

Al final del capítulo 4 del libro IV de la Política, que trata «De la extensión que debe tener el Estado», hace terminar Azcárate (página 135, Madrid 1873) de forma consecuente el texto de Aristóteles [Bekker 1326b25]: «Tales son nuestros principios sobre la extensión del Estado.» El texto ofrecido por Mestas Ediciones (página 142) hace concluir a Aristóteles ese punto de esta otra manera: «Tales son nuestros principios sobre la existencia del Estado.»

Fragmento de Aristóteles, Política, IV:4, Madrid 1873, página 135
Fragmento de Aristóteles, Política, IV:4, Madrid 1873, página 135

Fragmento de Aristóteles, Política, IV:4, Madrid 2004, página 142
Fragmento de Aristóteles, Política, IV:4, Madrid 2004, página 142

Adviértase que aquí no estamos cuestionando la fidelidad de la traducción del griego al español de un fragmento de Aristóteles, sino algo mucho más sencillo, como es la mera reproducción, transcripción o copia de un texto en una misma lengua, en este caso el texto de la versión que Azcárate ofreció de Aristóteles. ¿Y a quién debemos reprochar que se publique, distribuya y venda libro que ofrece mercancia tan averiada? ¿A Jorge Antonio Mestas Pujol, administrador único de Mestas Ediciones [Jorge A. Mestas Ediciones Escolares La Escuela Nueva y Alinorma SL]? ¿A Proyectos Ánfora SL [empresa con domicilio en Medina del Campo], que se atribuye el © de la colección en la que aparece este libro? ¿A José Cubero Garrote [por otra parte administrador único de Proyectos Ánfora SL], quien no tiene inconveniente en presentarse como director de esa colección?

Pues quizá a los tres (o a los dos, Mestas y Cubero), pero en un grado ciertamente atenuado, pues al fin y al cabo esta edición basura no hace sino copiar descarada e imprudentemente de otro sitio, con todas las omisiones, confusiones y erratas incluidas (con el desahogo, eso sí, de atribuirse la propiedad del texto corrupto de Aristóteles-Azcárate por ellos pirateado y de nuevo publicado, con profusión de © y prevenciones contra potenciales imitadores).

Y es que resulta que los tres ejemplos significativos de omisiones y sustituciones que acabamos de advertir en esta edición de la Política publicada en la Biblioteca de Filosofía de Mestas Ediciones, junto con otros muchos, los encontramos puntualmente en una edición anterior de la Política de Aristóteles, la publicada en 1997 por la editorial Espasa Calpe en su [Nueva] Colección Austral, nº 274, propagadora de una versión corrupta del texto dispuesto por Azcárate, aunque adornada con una introducción del activo catedrático Carlos García Gual, que apadrina así tal producto (los tres ejemplos respectivamente en las páginas 50, 72 y 163). Esta edición de Madrid 1997 se presenta como decimonovena edición en la Colección Austral, aunque conviene distinguir que tales erratas no aparecen en el texto de la La Política de Aristóteles, versión Azcárate, publicada por la Colección Austral original, nº 239, en Buenos Aires 1941, y luego reproducida muchas veces hasta 1989. Los volúmenes de la Colección Austral que ofrecen La Política, con el artículo en el título, reproducen sin grandes sobresaltos el texto publicado por Patricio de Azcárate; los volúmenes de la Colección Austral que ofrecen la Política, sin el artículo en el título, que son los mejorados, al menos con la introducción de Carlos García Gual, propagan un texto corrompido atribuido a Azcárate, texto que Espasa Calpe ha reeditado sin inmutarse varias veces más desde 1997 (en 2005 apareció la 23ª edición en Austral; al menos tres veces se reprodujo en la colección Centenario II, entre 1999 y 2001).

Como es probabilísticamente imposible que tanto Austral-Madrid 1997 como Mestas-Madrid 2004, reproduciendo ambos el texto original de la versión Azcárate-Madrid 1873, cometieran la misma abundante secuencia de omisiones, sustituciones y errores, puede asegurarse sin ningún género de duda que la edición de Mestas Ediciones, la que abusa del © y se reserva todos los derechos, no hace sino copiar con todos sus errores el texto corrompido de la Política que viene publicando Espasa Calpe desde 1997.

Pero este asunto aún tiene más miga, y puede resultar así todavía más ejemplar y edificante. Cuando en 1999 decidió la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes (de la Universidad de Alicante) incorporar a los fondos que ofrece por internet la Política de Aristóteles, optó por seguir la traducción de Patricio de Azcárate, pero tal como es ofrecida en la versión corrompida de Espasa Calpe, Madrid 1997. Cabe sospechar que si no acudieron a la edición original (como por ejemplo hizo el Proyecto Filosofía en español al preparar su edición digital de la Política, que vierte directamente el texto de la edición de Madrid 1873) fue porque Espasa Calpe les facilitó directamente el texto en formato electrónico utilizado para la edición de 1997, y la Universidad de Alicante, ante un texto publicado por tan prestigiosa editorial, introducido además por un catedrático como Carlos García Gual, dando por buena la mercancía, no entró en más averiguaciones. Otra muestra, por otra parte, del poco interés mostrado desde la Universidad de Alicante, en este caso, la encontramos en el ridículo interrogante, que no puede por menos que producir verguenza ajena, que sigue figurando, seis años después, y cuando casi treinta mil veces han propagado ya el texto corrupto, tras el nombre de don Patricio: «(¿S.19º?).» Sí, hombre, 1800-1886.

Portada de la edición digital de la Universidad de Alicante de la Política de Aristóteles (captada el 16 de octubre de 2005)
Portada de la edición digital Alicante 1999 el día 16 de octubre de 2005

La Universidad de Alicante prescindió en su edición digital de 1999 de los dos centenares de notas que puso Azcárate a su versión (que sí aparecen en Espasa Calpe, Madrid 1997). Como cabía sospechar, Mestas Ediciones también prescinde de las notas, pues es casi una certeza que quienes prepararon esta edición de 2004, que reproduce todos los errores de la de Espasa Calpe 1997, no volvieron a teclear el texto a partir de un ejemplar impreso y simplemente cortaron y pegaron directamente del texto digital de Espasa Calpe 1997 disponible desde cinco años antes en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Con lo cual se demuestra una vez más que, a pesar del manido tópico, la irrupción de internet no pone en peligro al libro convencional, sino que incluso lo potencia (libros que, como este, son «hijos de internet»), y lo seguirá haciendo mientras exista demanda en el mercado dispuesta a comprar lo que sea, y pasta de papel a precio asequible. Y por lo que se ve, mercado debe existir, al menos para ediciones de la Política de Aristóteles, por muy mediocres o basura que sean tales ediciones. Lo que sí facilita internet notablemente es la propagación de errores. Tomando como ejemplo la sustitución de Aristófanes por Aristóteles cometida por el teclista que volvió a escribir en 1997 el texto de la versión de Azcárate que Espasa Calpe venía publicando desde 1941 –recuérdese, solo uno más de los abundantes descuidos de tan indolente operario y de la inoperancia de correctores y editores– la facilidad en la copia de los textos electrónicos y su difusión por internet determina que exactamente el mismo error perdure durante años en distintos formatos y aplicaciones: es decir, la misma secuencia de bytes erróneos tecleada hace años por aquel torpe profesional (Aristóteles en lugar de Aristófanes) se ha ido transmitiendo mecánicamente a las distintas reimpresiones de Espasa Calpe, a la edición digital disponible desde Alicante, a la edición de Mestas Ediciones... sin que nadie tuviera que escribir de nuevo Aristóteles en lugar de Aristófanes. Ofrecemos a continuación cinco facsímiles de este fragmento de Aristóteles [Bekker 1262b12]: tal como fue publicado en español por Azcárate en 1873, reproducido en 1941 por Espasa Calpe añadiendo de paso alguna coma, maltratado en 1997 como ya hemos dicho, y las secuelas de esa mala edición:

Fragmento de Aristóteles, Política, II:1, Madrid 1873, página 48
Medina y Navarro (Biblioteca Filosófica), Madrid 1873, página 48

Fragmento de Aristóteles, Política, II:1, Espasa Calpe, Buenos Aires 1941
Espasa Calpe (Colección Austral 239), Buenos Aires 1941, página 55

Fragmento de Aristóteles, Política, II:1, Espasa Calpe, Madrid 1997
Espasa Calpe (Colección Austral 274), Madrid 1997, página 72

Fragmento de Aristóteles, Política, II:1, Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, Alicante 1999
Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, Alicante 1999

Fragmento de Aristóteles, Política, II:1, Mestas ediciones, Madrid 2004, página 46
Mestas Ediciones (Biblioteca de Filosofía 16), Madrid 2004, página 46

Secuelas que no son las únicas que pueden encontrarse, y que persistirán en el tiempo, aunque la Universidad de Alicante se decida a retirar, mejor antes que después, el texto corrupto que ofrece de la Política de Aristóteles, sustituyéndolo, si no quiere abandonar la versión Azcárate, por el tomado directamente de la edición de 1873. Sin salirnos de este ejemplo testigo: al buscar en google (en octubre de 2005) la secuencia «Aristóteles, en su tratado sobre el amor» encontramos dos nuevos sitios de internet que ofrecen copiada la versión corrupta de la Política de Aristóteles editada en papel por Espasa Calpe (con el aval de Carlos García Gual) y en internet por la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes:

Por otra parte la edición de Mestas Ediciones aparece enriquecida con una «Introducción», firmada por «El Editor», que ocupa las páginas 5 a 7. Un fragmento de esta «Introducción» se hace figurar en la contracubierta del libro:

«La mejor hipótesis hasta ahora expuesta para explicar La Política es la de Werner Jaeger, que, aunque no se la ha demostrado, ofrece una forma razonable de concebir el desarrollo de la filosofía política de Aristóteles, y, según cual, La Política, tal como la conocemos, es obra de Aristóteles y no de algún editor posterior. Hay, en primer término, una parte que trata del estado ideal y de las teorías anteriores acerca de él; y, en segundo término, hay un estudio de los estados reales, principalmente la democracia y la oligarquía, junto con las causas de su decadencia y de los mejores medios de darles estabilidad.
Por consiguiente, con arreglo a la concepción de Jaeger, La Política trataba de constituir un tratado sobre una sola ciencia, pero no fue sometida nunca a la revisión que hubiera sido necesaria para dar a las diversas partes, escritas durante un largo tiempo, una forma bien unificada.»

¿Deberemos mejorar nuestra opinión sobre «El Editor» de este libro, a pesar de su imprudencia por haberse fiado de la Universidad de Alicante y de Espasa-Calpe al aceptar por bueno el texto corrompido que ellos ofrecen, una vez que le vemos en su «Introducción» y en la contracubierta, aunque sea maltratando la lengua española, esforzándose por trasladar al pueblo los resultados de los clásicos estudios de Werner Jaeger? ¡Qué modestia, por otra parte, la de «El Editor» que vela con tan discreta firma los méritos de tan excelsa «Introducción»! ¿Pero, por qué si el libro que publica lo titula Política –sin artículo– es referido en la «Introducción» y en la contracubierta como La Política –con artículo–?

Es muy fácil copiar de internet, pero también es muy fácil localizar algo que ha sido copiado de internet. Y, en efecto... ¡sí, la «Introducción» de este fruto de Mestas Ediciones también ha sido copiada sin recato alguno de internet!

Todos y cada uno de los párrafos que, firmados por «El Editor», componen la «Introducción» de esta edición, proceden literalmente de un texto disponible en internet (al menos desde el 12 de mayo de 1999), titulado «Análisis de la Política de Aristóteles», firmado por el argentino Ernesto R. Alcayaga, ofrecido desde www.monografias.com (sitio creado en 1997 por Lucas Morea) y otros sitios que de ahí lo han copiado a su vez.

Cree el ladrón que todos son de su condición, y por eso Mestas Ediciones, en este libro modélico de lo que es una edición basura, usa y abusa del © y de advertencias que, visto lo visto, no dejan de tener su gracia: «Reservados todos los derechos. No se permite reproducir...»

2

Aristóteles, La Política, Colección Literatura Universal, Grupo Editorial Megabyte, Lima 2004, 304 páginas Aristóteles, La Política, Grupo Editorial Megabyte (Colección Literatura Universal nº 65), Lima 2004, 304 páginas. En cubierta y en portada: «Obra de Dominio Público»; página 4: «Primera Edición, Marzo 2004. Grupo Editorial Megabyte S. A. C. Área: Literatura Universal. Hecho el depósito legal Ley nº 26905. D. S. nº 017-98-ED. Reg. nº 1501172004-1704. R. U. C. 20507993444. © Aburto Correa, Edward; Gerente General. © Loyola Giraldo Orlando, Diagramación y Diseño. 'La Política' Derechos Reservados D. Ley nº 822. No está permitida la reproducción total o parcial de este libro, ni tratamiento informático, ni la transmisión de ninguna forma o por cualquier medio, ya sea electrónico, mecánico, por fotocopia, por registro u otros métodos, sin el permiso previo del Autor. Distribución y Ventas: Jr. Rufino Torrico 889 of. 407 - Cercado de Lima [...]»; en última página: «Impreso en los talleres gráficos Grupo Editorial Megabyte. Lima - Perú.»

Aunque nada se indica en esta edición sobre la procedencia del texto que se ofrece de La Política, la simple lectura de su primer párrafo nos permite clasificarla entre las que reproducen, mejor o peor, la versión que Patricio de Azcárate Corral publicó en Madrid 1873. Aplicando la 'prueba de los tres errores' se observa que, en efecto, el texto ofrecido por esta edición limeña de 2004, en la página 37 [a la altura de Bekker 1255b9-12] se salta la frase: «El interés de la parte es el del todo; el interés del cuerpo es el del alma; el esclavo es una parte del señor, es como una parte viva de su cuerpo, aunque separada»; en la página 58 [a la altura de Bekker 1262b12] dice «Aristóteles, en su tratado sobre el amor...» (en lugar de «Aristófanes, en su tratado sobre el amor...»); y en la página 146 [a la altura de Bekker 1326b25] copia «Tales son nuestros principios sobre la existencia del Estado» (en lugar de «Tales son nuestros principios sobre la extensión del Estado»). Puede asegurarse por tanto, sin perder el tiempo en más averiguaciones, que esta edición copia el 'texto corrupto 1997' de la versión Azcárate, publicado por Espasa Calpe en Madrid a partir de 1997, en su [Nueva] Colección Austral, nº 274, con introducción del catedrático Carlos García Gual.

Podría sospecharse, por consideraciones parecidas a las expuestas al tratar de la Política de Ediciones Mestas (Madrid 2004), que se hubiera también utilizado en este caso la versión internet que del 'texto corrupto 1997' ofrece desde 1999 la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes de la Universidad de Alicante. Pero esta edición de La Política del Grupo Editorial Megabyte, Lima 2004, aunque tampoco incluye las notas al texto puestas por Azcárate, sí que ofrece en sus páginas 9-26 los detallados epígrafes descriptivos de cada capítulo (que no aparecen en la versión de la Universidad de Alicante), lo que obliga a suponer la copia directa del texto de una de las numerosas ediciones que Espasa Calpe ha reeditado ya de su 'texto corrupto 1997', siempre con el aval que supone la introducción firmada por el catedrático Carlos García Gual.

Encontramos una prueba contundente a favor de esta suposición al constatar que, aunque esta edición no ofrece las notas, ¡sí que conserva salpicados por el texto los números de las llamadas a las notas según la edición Espasa-Calpe 1997! ¡Ni siquiera se molestaron los piratas limeños del Grupo Editorial Megabyte, que llenan su edición de © y advertencias contra quienes copien por cualquier modo el texto «sin el permiso previo del Autor» (¡del mismísimo Aristóteles!), en limpiar el resultado del reconocimiento óptico de caracteres realizado sobre la edición impresa copiada! Así, por ejemplo, sin ir más lejos, a la altura de la segunda muestra testigo antes mencionada, obsérvese como aparece en Lima 2004 un inexplicable, de otra manera, número 6:

Fragmento de Aristóteles, Política, II:1, Espasa Calpe, Madrid 1997
Espasa Calpe (Colección Austral 274), Madrid 1997, página 72

Fragmento de Aristóteles, Política, II:1, Grupo Editorial Megabyte, Lima 2004
Grupo Editorial Megabyte, Lima 2004, página 58

Un único ejemplo más, entre otros muchos que no vale la pena señalar, del modo tan descuidado como Grupo Editorial Megabyte ha perpetrado su copia descarada del texto de Espasa-Calpe (aunque los textos de Aristóteles y la traducción de Patricio de Azcárate pertenecen, en efecto, al dominio público, Espasa-Calpe debería reivindicar sus derechos sobre el 'texto corrupto 1997' por ellos difundido), en la manera ridícula como queda inserto en el texto de Lima 2004 el fragmento de una nota perdida de Azcárate (ver original de Madrid 1873):

Fragmento de Aristóteles, Política, VI:5, Grupo Editorial Megabyte, Lima 2004
Grupo Editorial Megabyte, Lima 2004, página 205

La contracubierta de esta edición de La Política de Grupo Editorial Megabyte, Lima 2004, ofrece un sorprendente texto que, aunque se refiere a Aristóteles, poco tiene que ver con La Política. Google confirma en segundos la sospecha: Grupo Editorial Megabyte se ha limitado de nuevo a copiar unos párrafos de un texto que se ofrece, al menos desde 2002, en el sitio chileno astrocosmo.cl (que mantiene Patricio Tadeo Díaz Pazos):

www.astrocosmo.cl
Chile 2002
 
  Grupo Editorial Megabyte
Lima 2004
 

Aristóteles, el gran filósofo griego y el más ilustre sistematizador del saber antiguo, nació en Estagira, en el norte de la Grecia actual, el año 384 a.C., en el seno de una familia de médicos.

Cuando tenía dieciocho años se trasladó a Atenas para formarse como filósofo en la Academia de Platón, donde permaneció durante los siguientes veinte años.
 

 

El gran filósofo griego y el más ilustre sistematizador del saber antiguo, nació en Estagira, en el norte de la Grecia actual, el año 384 a.C., en el seno de una familia de médicos.

Tras la muerte de Platón, Aristóteles dejó Atenas y vivió durante algún tiempo en Asia Menor, en la corte de un tirano que había sido condiscípulo suyo, con cuya hija adoptiva se casó. Posteriormente Filipo, rey de Macedonia, lo llamó a su corte y le encargó la educación de su hijo Alejandro.

Poco después de iniciar Alejandro su reinado, Aristóteles regresó a Atenas y allí fundó su propia escuela, alrededor del año 335 a.C., la célebre escuela de Atenas, conocida como el «Lyceum o Liceo de Atenas», donde desplegó una importante labor de investigación y enseñanza en las distintas ramas del saber. Con la temprana muerte de Alejandro, Aristóteles, protegido suyo, tuvo que hacer frente al sentimiento antimacedonio que estalló en Atenas. Acusado de ateísmo, Aristóteles tuvo que exilarse y se refugió en Calcis, donde moriría al año siguiente, el 322 a.C., a los 62 años de edad.

Aristóteles siempre conservó la influencia de su maestro, Platón, pero en su madurez supo superar el platonismo hasta configurar su propio sistema de pensamiento, que se separa del de Platón en un punto fundamental: Aristóteles no acepta que las ideas sean entidades subsistentes en un mundo separado de la realidad sensible; para él las ideas no son sino la esencia de las cosas, que se halla en las cosas mismas, cuya constitución explica mediante los conceptos de potencia y acto, materia y forma, o la teoría de las cuatro causas (material, formal, eficiente y final).

A Aristóteles de Estagira, se le reconoce tanto por la extraordinaria riqueza de sus conocimientos como por la sagacidad de sus juicios y la admirable concisión de sus exposiciones. Es de los espíritus más universales que el mundo jamás haya visto. Entre sus trabajos, por su contenido el que nos interesa para el objetivo central de este libro virtual es el «órganon o "instrumento"», en el cual se encuentran recopilados sus trabajos: Obras de Lógica; escritos sobre ciencias de la naturaleza: Física, El cielo, De la generación y corrupción, Sobre el alma...etc. Para Aristóteles, "física" significaba el estudio cualitativo de los fenómenos naturales, sin considerar para ello la asistencia de las matemáticas.
 

 

Tras la muerte de Platón, Aristóteles dejó Atenas y vivió durante algún tiempo en Asia Menor, en la corte de un tirano que había sido condiscípulo suyo, con cuya hija adoptiva se casó. Posteriormente Filipo, rey de Macedonia, lo llamó a su corte y le encargó la educación de su hijo Alejandro.

Poco después de iniciar Alejandro su reinado, Aristóteles regresó a Atenas y allí fundó su propia escuela, alrededor del año 335 a.C., la célebre escuela de Atenas, conocida como el «Lyceum o Liceo de Atenas», donde desplegó una importante labor de investigación y enseñanza en las distintas ramas del saber. Con la temprana muerte de Alejandro, Aristóteles, protegido suyo, tuvo que hacer frente al sentimiento antimacedonio que estalló en Atenas. Acusado de ateísmo, Aristóteles tuvo que exilarse y se refugió en Calcis, donde moriría al año siguiente, el 322 a.C., a los 62 años de edad.

Aristóteles, fundamentalmente, era un filósofo. Pero aquí, dado los objetivos que se persiguen, dejaremos de lado sus doctrinas filosóficas, que no entran en el esquema de esta síntesis, y nos limitaremos a resumir sus principales aportes a las ciencias del estudio del universo . Como investigador, Aristóteles es en esencia un naturalista. En la cosmología aristotélica la Tierra era imperfecta y situada al centro del universo. Se componía de cuatro elementos centrales: tierra, aire, agua y fuego que se movían, desde su punto de vista, en movimientos rectilíneos y esporádicos. Por el contrario, el movimiento de los cuerpos celestes (el Sol, planetas y las estrellas, compuestos de éter o quinta esencia) era continuo y circular. A fin de explicar el movimiento independiente de los planetas, Aristóteles propugnaba que ellos rotaban haciéndolo sobre esferas concéntricas (ver el sistema geocéntrico). Este sistema fue asumido por la cristiandad en el siglo XIII, llegando a adquirir un rango ritualizado como fundamento universal de la concepción del mundo. Sólo logró ponerse en duda con la llegada de las ideas planteadas en el heliocéntrismo por Nicolás Copérnico.

 

Aristóteles, fundamentalmente, era un filósofo. Pero aquí, dado los objetivos que se persiguen, dejaremos de lado sus doctrinas filosóficas, que no entran en el esquema de esta síntesis, y nos limitaremos a resumir sus principales aportes a las ciencias del estudio del universo . Como investigador, Aristóteles es en esencia un naturalista. En la cosmología aristotélica la Tierra era imperfecta y situada al centro del universo. Se componía de cuatro elementos centrales: tierra, aire, agua y fuego que se movían, desde su punto de vista, en movimientos rectilíneos y esporádicos. Por el contrario, el movimiento de los cuerpos celestes (el Sol, planetas y las estrellas, compuestos de éter o quinta esencia) era continuo y circular. A fin de explicar el movimiento independiente de los planetas, Aristóteles propugnaba que ellos rotaban haciéndolo sobre esferas concéntricas (ver el sistema geocéntrico). Este sistema fue asumido por la cristiandad en el siglo XIII, llegando a adquirir un rango ritualizado como fundamento universal de la concepción del mundo. Sólo logró ponerse en duda con la llegada de las ideas planteadas en el heliocéntrismo por Nicolás Copérnico.

¿Será original, por lo menos, el texto de la «Biografía» de Aristóteles que ofrece Grupo Editorial Megabyte en las páginas 5 a 8 de su edición de La Política, Lima 2004? De nuevo Google ofrece inmediata respuesta: ¡tampoco: la biografía está copiada directamente (con sus erratas y algún error nuevo) de otro sitio de internet! Esta vez se ha copiado de una página que ofrece, al menos desde el 18 de octubre de 2000 (en que ya está recogida por archive.org), el sitio madrileño cibernous.com, dirigido por Elena Diez de la Cortina Montemayor:

www.cibernous.com
España 2000
 
  Grupo Editorial Megabyte
Lima 2004
 

Aristóteles nació en Estagira (Macedonia) en el año 385/4. Nicómaco, su padre, oficiaba como médico del padre de Filipo de Macedonia, el rey Amintas III, que se decía descendiente de la familia de los Asclepíades, una de las dinastías médicas supuestamente descendientes de Asclepios. En su infancia debió Aristóteles estar ligado a la corte macedonia y a la vida palaciega.

En el 367/6, cuando tenía diecisiete años, se trasladó a Atenas sin perder la ciudadanía de Estagira, donde ingresó en la Academia platónica para estudiar. Platón debía tener unos cincuenta años por aquel entonces, y Aristóteles debió ser uno de sus discípulos más brillantes ("el lector" le llamaba Platón).

Allí colaboró en la enseñanza y escribió algunos diálogos a la manera platónica, de los que quedan unos pocos fragmentos: Gryllos o De la Retórica.

En el 347 muere Platón, que había designado a su sobrino Espeusipo como sucesor en la dirección de la Academia y Aristóteles deja la Academia para dirigirse a Asso (Eólida) acompañado de Jenócrates y Teofrasto. Allí, donde trabajaban algunos platónicos, se convierte en consejero político y amigo del tirano Hermias de Atarnea, con cuya sobrina, Pitia, se casará más tarde.

Bajo su influencia, Hermias suavizó su política reformando su constitución. Paralelamente, Aristóteles fundó una escuela de carácter marcadamente científico, sobre todo en el campo de la investigación biológica.

Tres años más tarde se traslada a Mytilene de Lesbos, inducido por el mismo Teofrasto, donde enseñó hasta el año 343/2, momento en el que es invitado por Filipo de Macedonia a aceptar el cargo de preceptor de su hijo Alejandro, el heredero del trono. Trató Aristóteles de convertir al futuro rey en un verdadero griego, pero Alejandro tendrá una visión política imperialista al modo oriental, incompatible con los ideales griegos de libertad, autonomía y ciudadanía.

En Pela, corte del rey de macedonia, Aristóteles tiene noticias del trágico fin de Hermias, sometido a tortura y luego crucificado por haber conspirado con Filipo II de Macedonia contra los persas. La aflición que le causó queda de manifiesto en la inscripción y el bello himno que compuso Aristóteles a su muerte. Cuando muere Filipo (335-334), Alejandro sube al trono y Aristóteles regresa a Atenas donde funda El Liceo o Perípatos (especie de peristilo o galeria cubierta donde se discutía y se paseaba, que estaba situado cerca del santuario de Apolo Licio). Allí ejerció sus propias enseñanzas durante trece años separado ya del platonismo de la Academia.

En el Liceo se creará por primera vez una de las más importantes bibliotecas en las que se recopilaban los más diversos temas: investigación histórica, historiografía filosófica, obras científicas sobre biología, física, etc.

A la muerte de Alejandro, en el 323, en Atenas se produce una reacción antimacedónica, y como Aristóteles estaba ligado con la monarquía de Macedonia, se le amenaza con un proceso de impiedad, acusándole de haber inmortalizado a Hernias en el himno que le compuso a su muerte. Temiendo correr la misma suerte que Sócrates, Aristóteles huyó de Atenas para refugiarse en Calcis de Eubea, lugar de nacimiento de su madre y donde se hallaba su propiedad familiar. Allí, una supuesta afección estomacal puso fin a su vida al año siguiente, cuando tenía sesenta y tres años de edad.

Consciente de su muerte, dejó un testamento (conservado por Diógenes Laercio) en el que deja a su familia (su hija Pytias, su hijo Nicómaco y su segunda mujer Herpillis) bajo la protección de Antipáter, lugarteniente de Alejandro, y a Teofrasto la dirección del Liceo. A la hija de su primer matrimonio la entrega en nupcias a su ahijado Nicanor, hijo del tutor que tuvo (Próxeno) cuando murieron sus padres. Aristóteles pide también que no se venda a sus esclavos y que se los libere en la edad adulta.
 

 

Aristóteles nació en Estagira (Macedonia) en el año 384 en Nicómaco, su padre, oficiaba como médico del padre de Filipo de Macedonia, el rey Amintas III, que se decía descendiente de la familia de los Asclepíades, una de las dinastías médicas supuestamente descendientes de Asclepios. En su infancia debió Aristóteles estar ligado a la corte macedonia y a la vida palaciega.

En el 367/6, cuando tenía diecisiete años, se trasladó a Atenas sin perder la ciudadanía de Estagira, donde ingresó en la Academia platónica para estudiar. Platón debía tener unos cincuenta años por aquel entonces, y Aristóteles debió ser uno de sus discípulos más brillantes ("el lector" le llamaba Platón).

Allí colaboró en la enseñanza y escribió algunos diálogos a la manera platónica, de los que quedan unos pocos fragmentos: Gryllos o De la Retórica.

En el 347 muere Platón, que había designado a su sobrino Espeusipo como sucesor en la dirección de la Academia y Aristóteles deja la Academia para dirigirse a Asso (Eólida) acompañado de Jenócrates y Teofrasto. Allí, donde trabajaban algunos platónicos, se convierte en consejero político y amigo del tirano Hermias de Atarnea, con cuya sobrina, Pitia, se casará más tarde.

Bajo su influencia, Hermias suavizó su política reformando su constitución. Paralelamente, Aristóteles fundó una escuela de carácter marcadamente científico, sobre todo en el campo de la investigación biológica.

Tres años más tarde se traslada a Mytilene de Lesbos, inducido por el mismo Teofrasto, donde enseñó hasta el año 343/2, momento en el que es invitado por Filipo de Macedonia a aceptar el cargo de preceptor de su hijo Alejandro, el heredero del trono. Trató Aristóteles de convertir al futuro rey en un verdadero griego, pero Alejandro tendrá una visión política imperialista al modo oriental, incompatible con los ideales griegos de libertad, autonomía y ciudadanía.

En Pela, corte del rey de macedonia, Aristóteles tiene noticias del trágico fin de Hermias, sometido a tortura y luego crucificado por haber conspirado con Filipo II de Macedonia contra los persas. La aflición que le causó queda de manifiesto en la inscripción y el bello himno que compuso Aristóteles a su muerte. Cuando muere Filipo (335-334), Alejandro sube al trono y Aristóteles regresa a Atenas donde funda El Liceo o Perípatos (especie de peristilo o galeria cubierta donde se discutía y se paseaba, que estaba situado cerca del santuario de Apolo Licio). Allí ejerció sus propias enseñanzas durante trece años separado ya del platonismo de la Academia.

En el Liceo se creará por primera vez una de las más importantes bibliotecas en las que se recopilaban los más diversos temas: investigación histórica, historiografía filosófica, obras científicas sobre biología, física, etc.

A la muerte de Alejandro, en el 323, en Atenas se produce una reacción antimacedónica,   y como Aristóteles estaba ligado con la monarquía de Macedonia, se le amenaza con un proceso de impiedad, acusándole de haber inmortalizado a Hernias en el himno que le compuso a su muerte. Temiendo correr la misma suerte que Sócrates, Aristóteles huyó de Atenas para refugiarse en Calcis de Eubea, lugar de nacimiento de su madre y donde se hallaba su propiedad familiar. Allí, una supuesta afección estomacal puso fin a su vida al año siguiente, cuando tenía sesenta y tres años de edad.

Consciente de su muerte, dejó un testamento (conservado por Diógenes Laercio) en el que deja a su familia (su hija Pytias, su hijo Nicómaco y su segunda mujer Herpillis) bajo la protección de Antipáter, lugarteniente de Alejandro, y a Teofrasto la dirección del Liceo. A la hija de su primer matrimonio la entrega en nupcias a su ahijado Nicanor, hijo del tutor que tuvo (Próxeno) cuando murieron sus padres. Aristóteles pide también que no se venda a sus esclavos y que se los libere en la edad adulta.
 

LA OBRA DE ARISTÓTELES

Los escritos de Aristóteles pueden ser divididos en dos grupos:

1. Las "obras exotéricas" perdidas en los primeros siglos de la era cristiana, fueron publicadas por Aristóteles y literariamente eran diálogos similares a los de Platón. Tenemos constancia de alguno de los títulos de estas obras: Eudemo o Del Alma; Protréptico; Gryllos o De la Retórica (contra Isócrates); Sobre la Justicia.

2. Los "escritos esotéricos". Se trata de una serie de manuscritos, notas que probablemente Aristóteles utilizaba en sus cursos en el Liceo. Son los únicos que se han conservado y fueron ordenados y publicados por el último escolarca, Andrónico de Rodas. En la actualidad seguimos la ordenación y los títulos que les dió este último y listamos, a continuación, las obras según el sistema seguido por Bekker.

Organon
De la Interpretación
Primeros Analíticos (dos libros)
Segundos Analíticos (dos libros)
Tópicos (ocho libros)
Refutaciones de Sofismas
Física (ocho libros)
Tratado del Cielo (cuatro libros)
De la Generación y de la Corrupción (dos libros)
Metereológicos (cuatro libros)
Tratado del Alma (tres libros)

Tratados biológicos:
[De la sensación
De la Memoria y del Recuerdo
De la interpretación de los sueños
De la respiración
De la Juventud y de la Vejez
De la lonjevidad y de la brevedad de la Vida.
De la Vida y de la muerte]
Historia de los Animales (diez libros)
De las partes de los animales
Del movimiento de los animales
De la marcha de los animales
De la generación de los animales (cinco libros)
Problemas (treinta y ocho libros)
Sobre Jenófanes, Meliso y Gorgias
Metafísica (catorce libros)
Ética a Nicómaco (diez libros)
Ética a Eudemo (cuatro libros)
Gran ética
Política (ocho libros)
Económica (dos libros)
Retórica (tres libros)
Poética (falta la segunda parte, sobre la comedia)
La Constitución de Atenas

 

OBRAS LITERARIAS

Los escritos de Aristóteles pueden ser divididos en dos grupos:

1. Las "obras exotéricas" perdidas en los primeros siglos de la era cristiana, fueron publicadas por Aristóteles y literariamente eran diálogos similares a los de Platón. Tenemos constancia de alguno de los títulos de estas obras: Eudemo o Del Alma; Protréptico; Gryllos o De la Retórica (contra Isócrates); Sobre la Justicia.

2. Los "escritos esotéricos". Se trata de una serie de manuscritos, notas que probablemente Aristóteles utilizaba en sus cursos en el Liceo. Son los únicos que se han conservado y fueron ordenados y publicados por el último escolarca, Andrónico de Rodas. En la actualidad seguimos la ordenación y los títulos que les dió este último y listamos, a continuación, las obras según el sistema seguido por Bekker.

Organon, De la Interpretación, Primeros Analíticos (dos libros), Segundos Analíticos (dos libros), Tópicos (ocho libros), Refutaciones de Sofismas, Física (ocho libros), Tratado del Cielo (cuatro libros), De la Generación y de la Corrupción (dos libros), Metereológicos (cuatro libros), Tratado del Alma (tres libros). Tratados biológicos: [De la sensación, De la Memoria y del Recuerdo, De la interpretación de los sueños, De la respiración, De la Juventud y de la Vejez, De la lonjevidad y de la brevedad de la Vida, De la Vida y de la muerte], Historia de los Animales (diez libros), De las partes de los animales, Del movimiento de los animales, De la marcha de los animales, De la generación de los animales (cinco libros), Problemas (treinta y ocho libros), Sobre Jenófanes, Meliso y Gorgias, Metafísica (catorce libros), Ética a Nicómaco (diez libros), Ética a Eudemo (cuatro libros), Gran ética, Política (ocho libros), Económica (dos libros), Retórica (tres libros), Poética (falta la segunda parte, sobre la comedia), La Constitución de Atenas.

En resumen, nos encontramos ante una nueva edición basura de La Política de Aristóteles, hija en parte de internet. En la página de presentación del sitio que la editorial ofrece en internet puede leerse lo siguiente:

«Grupo Editorial Megabyte nace de la idea de un grupo de estudiantes al no encontrar materiales de calidad y de bajo costo. En sus inicios investigan y elaboran proyectos con asesoramiento de docentes de larga trayectoria universitaria, llegando así a crear nuestras primeras publicaciones. Una vez consolidado en el mercado educativo dan oportunidad a prestigiosos docentes universitarios de presentar sus diversos tipos de investigación. Nuestro objetivo es crear materiales didácticos de bajo costo y de alto nivel de calidad, dirigidos a diversos sectores educativos y empresariales, presentando diferentes propuestas, con un valor agregado a los habituales del mercado. Grupo editorial megabyte tiene como visión llegar a ser reconocidos a nivel internacional como una institución que contribuye a la mejora del nivel educativo...»

Esperamos que el señor Edward Aburto Correa, gerente general de Grupo Editorial Megabyte, que no tiene inconveniente en colocar su nombre precedido del © entre los créditos de esta edición tan deplorable y alejada de los principios que animan su empresa, ordene retirar de la circulación esta edición de La Política y la sustituya por otra menos indecente, y de paso proceda a revisar la calidad del resto de sus publicaciones, no fuera que, quizá sin ser él del todo consciente, estuviera sirviendo gato por liebre, camino de un horrendo desprestigio, en el que implica además al sistema educativo peruano: «asesoramiento de docentes de larga trayectoria universitaria (...) prestigiosos docentes universitarios...».

 

El Catoblepas
© 2005 nodulo.org